Los cinco argumentos que dieron las bolsas de comercio a los senadores provinciales

Las Bolsas de Rosario y Santa Fe se reunieron con los legisladores ante inminente suba tributaria al campo

En el encuentro, las entidades manifestaron su disconformidad por el proyecto de Ley que prevé subas en Ingresos Brutos e impuesto inmobiliario y presentaron cinco argumentos para demostrar que la norma es inapropiada.

Representantes de las Bolsas de Comercio de Rosario y Santa Fe mantuvieron una reunión esta tarde con integrantes de la Comisión de Presupuesto del senado provincial. Durante el encuentro, celebrado en la Legislatura de Santa Fe, la institución -junto a entidades del sector, como la Sociedad Gremial de Acopiadores de Granos de Rosario- manifestaron su rechazo al proyecto de ley que incrementa los impuestos a los Ingresos Brutos e Inmobiliario sobre la comercialización de productos agrícolas, el cual tuviera media sanción en la Cámara de Diputados de la provincia.

Asistieron Javier Cervio y Enrique Lingua en representación de la Bolsa de Comercio de Rosario;y Carlos Sansevich y Ricardo Mansilla en representación de la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

En la reunión, las entidades expresaron las razones técnicas por las cuales es inapropiado aplicar un incremento a Ingresos Brutos y una alícuota adicional del 300% del impuesto inmobiliario para todos aquellos inmuebles que sean utilizados en el desarrollo de actividades de comercialización y acopio de productos agrícolas, de transformación de cereales y oleaginosas.

Vale recordar que el proyecto de Ley impulsa un incremento en las alícuotas de Impuesto a los Ingresos Brutos para el comercio al por mayor y menor de agroquímicos, semillas y fertilizantes, y por por otro lado, establece una alícuota de 1% para la comercialización de cereales, forrajeras, oleaginosas y cualquier otro producto agrícola efectuada por cuenta propia por los acopiadores, cuando se supera determinado nivel de facturación.

Con relación a las razones intrínsecas del sector para oponerse a la medida, las instituciones expresaron cinco argumentos para no incrementar la carga tributaria sobre el campo y la agroindustria:

• Porque recaerá sobre el sector agrícola y agroindustrial de la provincia, sumamente sacudido por la peor sequía de los últimos 50 años registrada en la campaña que recientemente finalizó (2017/2018).
• Porque muchos productores están padeciendo un alto nivel de endeudamiento, pérdida de capital de trabajo y una difícil situación financiera derivada de la sequía, viéndose obligados a afrontar parte la nueva campaña con siderales tasas de interés.
• Porque este sector agrícola y agroindustrial santafesino viene sufriendo las consecuencias de una alta competencia en el mercado internacional, influenciado entre otras cuestiones por el conflicto comercial entre Estados Unidos y China.
• Porque sigue tributando una elevada tasa de derechos de exportación sobre bienes de su producción.
• Porque el incremento en la presión impositiva sobre el sector acopiador y cooperativo producirá menor actividad en este eslabón de la cadena que justamente está localizado en el interior profundo de nuestra provincia.

“Esta nueva carga tributaria recaerá sobre las espaldas de los productores agropecuarios y el resto de la cadena agrícola y agroindustrial, quienes sufrirán una disminución de los precios que reciben por su producción o un incremento de los costos de acondicionamiento de los granos que comercializan a través de acopios y/o cooperativas”, manifestaron las Bolsas rosarina.

Comentarios